Nuestra Historia

¿Cómo comenzó la historia de Tamales Flor de Lis?

EL INICIO.

1918: Del estado de Hidalgo a la Ciudad de México.

Cuenta nuestra tradición familiar que los hermanos Andrade Marroquín, al término de la revolución mexicana, arribaron a la capital mexicana procedentes de la ciudad de Pachuca, estado de Hidalgo en 1918.

El capital con el que contaba esta familia, se decía, era su inagotable buen humor -requisito indispensable para la correcta elaboración de tamales- además de contar con una insustituible receta; secreto familiar heredado de generación en generación. 

Tras ubicarse durante algunos años en un pequeño local de la bonita colonia Santa María la Rivera, en 1926 se trasladan a la mítica colonia hipódromo condesa, donde nace oficialmente “La Flor de Lis”, convirtiéndose en un símbolo de la época por ser un restaurante familiar y acogedor preferido por muchos por su excelente comida y la constante atención por parte de los dueños.

 

LA FÁBRICA Y NUESTRA RECETA.

Una Receta.

De esta gran herencia, uno de los alimentos más importantes es el maíz, maravilla de la tierra de México que por siglos ha aportado al mundo una gran variedad de exquisitos platillos.

Con los años, “Flor de Lis” funge como un cariñoso recuerdo de momentos agradables y trascendentales de la vida familiar, un ambiente cálido de cocina tradicional mexicana con recuerdo a un delicioso aroma de los tamales y el atole.

 

 

CONTEXTO CULTURAL.

Las Colonias Condesa y Roma en la Ciudad de México.

El contexto histórico y cultural de esa época, las colonias Roma y Condesa contenían mucha influencia europea con estilo art nouveau, ecléctico y afrancesado, característicos del régimen de Porfirio Díaz. En el aspecto social, fué residencia de varios personajes importantes para la época como William Burroughs, Leonora Carrington, María Conesa o Ramón López Velarde entre otros… poetas, pintores, escultores, políticos, empresarios, etc.

 

 

En esa época, el tamal era un alimento que prácticamente sólo era consumido por personas de bajo estrato social o sólamente era preparado en casa siendo muy complicado de realizar.


Es así que nació la idea de Tamales Flor de Lis. El principal objetivo: Hacer los mejores tamales y lograr que estos, fueran “dignos de mesas de reyes”… lo que implicaba tener los mejores ingredientes, de calidad, mucho cuidado e higiene en su elaboración e innovar en la diversidad de combinaciones.
Orgullosamente Flor de Lis es la marca creadora de muchos tamales como los conocemos hoy en día o coloquialmente de les conoce como “Tamales Gourmet”.

 

 

Hoy apreciamos la visión que tuvieron 3 mujeres que a pesar de algunas complejidades culturales, sobre todo de género, lograron crear no sólo una marca y los tamales más conocidos en la Ciudad de México pero también lograron hacer de Flor de Lis todo un ícono de la época tal y como lo cita Elena Poniatowska en su libro “La Flor de Lis”.

La historia de Tamales Flor de Lis se encuentra íntimamente ligada al legado cultural y ancestral arte culinario de nuestro país.

 

NUESTRO NOMBRE.

1926: Registro de la marca Flor de Lis.

El nombre Flor de Lis surge a partir de toda esta influencia de esa época: El símbolo de la realeza europea y francesa es “La Flor de Lis” de ahí su nombre y logotipo. Nuestro nombre surge de la idea, como lo relataban las tías Ana María, Antonieta y Amelia, de crear tamales que fueran "dignos de mesas de reyes".

Antes los tamales eran confeccionados de forma casera y cada quien cuidaba a su manera la calidad de los ingredientes, además en aquél contexto los tamales no eran bien recibidos por las clases sociales más altas del país. 

Debido a la influencia social europea y de forma particular de la cultura francesa en las colonias Roma y Condesa deciden nombrar a sus tamales como "Flor de Lis" que es el símbolo de muchas casas de la realeza europea.